Jason Thomas: Decisiones

Cogemos el dinero o invertimos en el futuro

· 4 Minutos de lectura

Sigue a MX Vice en YouTube

Sigue a @MXVice en Instagram

Aparentemente en un abrir y cerrar de ojos, nos encontramos a finales de noviembre. Para muchos estadounidenses, eso significa Acción de Gracias y el verdadero comienzo de la temporada navideña. Para el mundo de supercross, significa días de entrenamiento intensos y tal vez algunas carreras internacionales para rellenar la billetera. El debate entre pilotos y entrenadores sobre cómo abordar esta época del año nunca termina.

Los pilotos ven las decenas de miles de dólares ofrecidos por un solo fin de semana, pero los entrenadores considerarían que esa visión no es la acertada. Claro, incluso Aldon Baker tendría que considerar permitir que su piloto gane más de $ 50,000 en un fin de semana. El debate entra porque Aldon sabe que $ 50,000 es el chocolate del loro en comparación con lo que un piloto puede ganar si está completamente preparado para la cita de Anaheim 1. Si su piloto sufre un revés por lesión o simplemente sufre el tiempo de entrenamiento perdido en el que incurren estas carreras , puede tener consecuencias financieras devastadoras cuando llegue la temporada real. Ese es el corazón del debate, en caso de que un piloto renuncie a un estimado de 100-250K ganados durante la pretemporada (para un piloto top) con la esperanza de una gran ganancia inesperada en enero.

(S-X Open)

Incluso dentro del campamento de Baker, esta decisión se toma individualmente. Zach Osborne tiende a elegir cuidadosamente sus eventos. Maximiza sus ganancias pero también registra valioso tiempo de entrenamiento, eventos de carreras como París (perdido debido a cálculos renales) y Ginebra. Jason Anderson, por otro lado, eligió competir durante tres semanas más o menos,  en las rondas S-X Open de Auckland y Melbourne. Obtendrá unas buenas ganancias, sin duda, pero también faltará a algunas de las semanas más importantes de la pretemporada. Mientras Anderson está haciendo eventos de relaciones públicas y volando alrededor del mundo, su competencia se está dejando la piel en los trazados de entreno americanos con vistas al campeonato que comienza en enero.

Caso en cuestión, Cooper Webb está en Florida sufriendo los rigores del entrenamiento invernal de Baker. Webb, sin duda, rechaza los cientos de miles de dólares que se le presentan de manera inmediata, pero está trabajando en su futuro. Asume la pérdida de esos dólares ahora con la esperanza de multiplicar esas ganancias en un futuro inmediato. Esa es la esperanza, el objetivo y la inversión. Una inversión que valió la pena la temporada pasada. Una victoria en supercross por valor de $100K o más y un campeonato por un valor estimado de $1.5 millones más, es una apuesta que vale la pena hacer para aquellos que se vean motivados. ¿Quién está en lo correcto y quién está equivocado? Imposible decirlo pero todos tienen su propia motivación.

(S-X Open)

Anderson parece estar relajado y seguro en sus elecciones. Creo que Webb está un poco más motivado, para ser honestos. Anderson está feliz de recorrer el Pacífico Sur y sacar provecho, creo que los objetivos de Webb radican únicamente en defender su título de 2019. No se puede culpar a ninguno: son diferentes ociones para diferentes personas. La parte interesante de esto será ver cómo la temporada se refleja en las diferentes elecciones que hacen estos pilotos. ¿Se recompensará el compromiso de Webb o Anderson cobrará tanto ahora como más adelante?

Para mí, personalmente, nunca estuve en condiciones de pensar en el campeonato, por lo que la elección fue clara. Aproveché cada oportunidad e hice posible cada dólar. Volaría a cualquier parte, en cualquier momento. Corrí en lugares como Estonia, Guatemala, México, Grecia, Tahití y en todas partes. La desventaja de esto fue que mi temporada regular sufrió absolutamente. Cuando llegaba Anaheim, ya estaba agotado. Mientras mi competencia estaba nerviosa e ilusionada, yo bostezaba y deseaba unas vacaciones. Me pagaron, sí, pero estaba sacrificando mi mejor yo cuando la serie estadounidense estaba en pleno apogeo. No cambiaría nada en retrospectiva, pero puedo ver absolutamente las dos caras de esta moneda. La vida es siempre una serie de decisiones y, en muchos casos, de compromiso. Cada decisión será diferente para situaciones individuales.

(S-X Open)

Un piloto como Eli Tomac rara vez asiste a eventos de pretemporada; en el pasado, normalmente solo asistía a un evento como Paris / Bercy. Ahora que su salario está en la estratosfera, incluso ha dejado Francia. La consideración financiera adicional no vale el riesgo y no vale la pena el tiempo libre que este deporte rara vez ofrece. Justin Brayton tiene que ser la más extrema de estas circunstancias. Ha renunciado por completo a las carreras de verano, en lugar de elegir correr un horario de invierno ridículamente pesado. Atraviesa el mundo, ganando en carreras como París, Ginebra y Montreal, mientras que también defiende su título de Supercross australiano.

Una vez que finalmente termine ese tramo brutal, centrará su atención en probar su HRC Honda con la esperanza de una fuerte temporada 2020 junto a su compañero de equipo Ken Roczen. Al hablar con él, sé que comparte misma sensación al llegar a Anaheim que yo sentí tantas veces. Ya habrá corrido más de diez veces en tres continentes diferentes. Mientras otros recargaban sus baterías, Brayton saltaba de avión en avión durante 18 horas seguidas. Es una compensación, como he mencionado. Esos pilotos están descansados ​​y listos. Brayton está cansado, pero probablemente ganó más de $ 200K . Ahora que conoces la elección que hay sobre la mesa y las posibles consecuencias de ambas, ¿cuál elegirías?

Texto: Jason Thomas | Imagen Principal: Ray Archer

Usamos cookies! Navegando por este sitio aceptas el uso de nuestras cookies
Más información
Fantasy MX Manager
Play & Win Prizes!